Concienciación

No más plásticos de un solo uso después de 2021

Fuente: https://ec.europa.eu/spain/news/20190116_no-more-single-use-plastics-after-2021_es

Plásticos de un solo uso y una señal de stop sobre una bandera de la Unión Europa

Cubiertos, platos, bastoncillos, pajitas, botellas… Todos los plásticos de un solo uso son un peligro para el planeta, para los animales y para nosotros. No solo contaminan los mares y provocan la muerte de peces, tamién llevan el plástico a nuestra comida. Para 2021, serán cosa del pasado.16/01/2019

Por desgracia,  ya no nos sorprende leer noticias sobre estudios que detectan microplásticos en los peces que comemos. Tampoco ver en la tele que mueren animales marinos (ballenas, delfines) tras ingerir grandes cantidades de residuos plásticos.

Por el bien de nuestros mares y de su fauna, y por nuestro propio, desde la Comisión Europea proponemos que plásticos que solo se pueden usar una vez como cubiertos y platos, bastoncillos o pajitas sean artículos «retro» a partir de 2021.

Liderazgo mundial contra los plásticos

Nuestra propuesta ya fue aprobada por el Parlamento con un resultado abrumador.  Ahora, es el turno de los países de la UE en el Consejo.

Si la propuesta se aprueba, la Unión Europea será líder global en la lucha contra la contaminación por plásticos, con la legislación más completa del mundo.

Plástico en el mar

El tiempo apremia

Esperamos la rápida aprobación, porque aunque desde la Comisión hacemos grandes esfuerzos limpiando playas y mares, la contaminación por plásticos sigue creciendo.

Algunos datos lo dejan claro:

  • Los plásticos son ya el 85 % de la basura marina;
  • Solo un 30% de los residuos de plástico de Europa se recogen para ser reciclados;
  • El coste del daño medioambiental se calcula en 22 000 millones de euros para 2030 en la UE;
  • Solo una decena de productos de plástico de un solo uso y las artes de pesca perdidos y abandonados aglutinan el 70 % de los residuos marinos.

Fumar mata (también al medio ambiente)

Todos sabemos muy bien cómo el cigarrillo daña nuestros pulmones y nuestra salud. Pero ¿sabías que sus filtrostambién son una seria amenaza para el medio ambiente?

El filtro del cigarrillo es el segundo artículo de plástico de un solo uso más contaminante:

  • Un solo cigarrillo contamina entre 500 y 1 000 litros de agua;
  • Un filtro tarda 12 años en desintegrarse

Por eso, nuestra propuesta contempla medidas especiales para ellos:

  • Su producción deberá reducirse a la mitad en 2025, y un 80 % en 2030;
  • Los países también tendrán que garantizar que las compañías de tabaco pagan la recolección, el transporte y el tratamiento de los filtros.

Colillas de cigarrillo en la playacopyright 

Reducir todos los tipos de plásticos 

El plástico, literalmente, está inundando la Tierra. Las cifras de producción hablan por sí solas: en 2015 se produjeron 380 millones de toneladas frente a los 2 millones de toneladas de 1950.

Además de los plásticos de un solo uso, también proponemos reducir en 2025 al menos un 25 % aquellos plásticos que por ahora no se pueden reemplazar al no haber una alternativa, como las cajas contenedoras de comida.

Además, las botellas de plástico deberán recogerse de manera separada, y un 90 % de ellas deben reciclarse en 2025.

Mascarillas: cuál es la mejor manera de deshacerse de ellas para evitar la transmisión de covid-19 y la contaminación

  • Norberto Paredes @norbertparedes
  • BBC News Mundo

9 julio 2020

Mascarillas en el piso.
Pie de foto,¿Las reciclamos o las tratamos como cualquier otro desecho?

Acabas de entrar en tu casa y ya ha llegado la hora de deshacerte de la mascarilla que has estado utilizando todo el día.

Ves el bote de basura, pero te surgen una serie de preguntas: ¿qué pasa si la mascarilla contiene el virus? ¿dónde terminará? ¿será que la puedo reciclar?

Ante la falta de una vacuna contra la covid-19, el uso de mascarillas se ha convertido en un complemento a las medidas de distanciamiento social en la lucha contra el coronavirus.

Suelen estar compuestas por una o varias capas de materia textil y pueden ser reutilizables o desechables.

Si bien algunos recomiendan las mascarillas de tela hechas en casa que se pueden volver a usar -siempre y cuando se sigan las recomendaciones de higiene y se laven después de cada uso- para muchos la opción más simple es la mascarilla quirúrgica, que no es reutilizable.

Desde el inicio de la pandemia, millones de mascarillas desechables han sido utilizadas y muchas de ellas han acabado en el mar, como lo evidenció la ONG francesa Opération Mer Propre (Operación Mar Limpio), que regularmente recoge desechos de las aguas de la Riviera Francesa, en el sur de Francia.

En diversas operaciones, buzos de la organización han encontrado lo que ellos califican como “desechos covid“: guantes y, por supuesto, mascarillas.

“Antes de la crisis sanitaria, jamás habíamos encontrado una sola mascarilla en el mar. Ahora las vemos de manera regular. Se trata de un nuevo tipo de contaminación y, si no se hace nada, se puede convertir en un problema mayor”, le dice a BBC Mundo Laurent Lombard, cofundador del grupo.

Entonces ¿cuál es la mejor manera de deshacerse de las mascarillas quirúrgicas?

Contenedores cerrados

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda tirarlas en un contenedor de basura “adecuado” inmediatamente después de usarlas y no reutilizarlas.

“En los centros de salud, las mascarillas quirúrgicas deberían ser tratadas como desechos médicos (que normalmente se botan en contenedores rojos)”, le explica a BBC Mundo Ashley Baldwin, del departamento de comunicación de la OMS.

“Pero en entornos comunitarios deben desecharse en contenedores cerrados”, prosigue.

Mascarilla siendo desechada en un contenedor abierto.
Pie de foto,Las mascarillas quirúrgicas no deberían dejarse en contenedores abiertos, según la OMS.

La OMS no establece un límite de tiempo de uso recomendado debido a que factores como la humedad o las secreciones acortarán su vida útil.

Laurent Lombard, de Opération Mer Propre, dice que lo mejor es meterlas en una bolsa plástica antes de tirarlas en un bote de basura cerrado para evitar que los animales las abran o que el viento se las lleve a otro lugar, reduciendo así el riesgo de propagación del virus.

“Puede parecer obvio, pero hay que decirlo: mucha gente deja las mascarillas en la calle, las tira en el piso, en lugar de meterlas en la basura. Luego, el viento se las lleva y frecuentemente terminan en un río y este las transporta al mar”, agrega.

¿Reciclarlas o no reciclarlas?

Las mascarillas quirúrgicas están hechas de tela no tejida de polipropileno, producido a partir de etileno, el cual es un compuesto químico derivado del petróleo o del gas natural.

Por eso tardan alrededor de 450 años en descomponerse.

Mascarillas colgadas después de ser lavadas.
Pie de foto,Las mascarillas quirúrgicas no son reutilizables ni se pueden reciclar.

Algunas personas se preguntan si es adecuado poner las mascarillas en el contenedor de desechos reciclables y la respuesta es no: esto podría poner en riesgo la salud de los recolectores de basura y otros trabajadores de la industria del reciclaje.

Además, es probable que las mascarillas obstruyan la máquina que clasifica los desechos, como suelen hacerlo las bolsas de plástico.

George Leonard, director científico del Ocean Conservancy, una ONG que promueve la defensa ambiental con sede en Washington, EE.UU., explica que existen varias razones por las que las mascarillas desechables no se pueden reciclar.

Más inversión: menos contaminación

“Las mascarillas quirúrgicas que han sido utilizadas son biopeligrosas y no deben desecharse junto a otros desechos reciclables domésticos”, le dice el científico a BBC Mundo.

Las mascarillas actúan como una barrera que bloquea el virus.
Pie de foto,Las mascarillas actúan como una barrera que bloquea el virus.

“En términos prácticos, incluso las mascarillas que no están contaminadas son imposibles de reciclar, ya que están hechas de múltiples capas y tipos de plásticos que tendrían que ser separados. Las instalaciones de reciclaje simplemente no están equipadas para manejar estos artículos”, agrega.

Leonard destaca que durante la pandemia actual los recolectores de basura han sido clasificados como trabajadores esenciales por una “buena razón”.

“Son críticos para el manejo de desechos contaminados y están en la primera línea para evitar que el equipo de protección personal (EPP) termine en los océanos”.

Sin embargo, el director científico del Ocean Conservancy asegura que en muchos países los sistemas de gestión de residuos no cuentan con suficiente financiamiento y se encuentran sobrecargados.

Mascarilla en el fondo del mar.
Pie de foto,Muchas mascarillas han acabado en el fondo del mar.

Por eso, él le hace un llamado a las autoridades para que aumenten la inversión en esta área y en la salud pública, lo cual se traduciría en océanos más limpios y ecosistemas más sanos.

Y, como Laurent Lombard de Opération Mer Propre, su principal consejo para la gente común es no tirar la basura en la calle y desechar las mascarillas y otros equipos de protección personal de manera adecuada, siguiendo las indicaciones de las autoridades.